Seguidores

martes, 15 de septiembre de 2015

Dulce Rendición- Cap. 8




Un Asesinato sin resolver y muchas intrigas.
Bajo el engañosamente suave exterior, Bella Swan es una mujer que sabe exactamente lo que quiere. Un hombre fuerte que la tome sin preguntar, porque está dispuesta a darlo todo...

El policía de Dallas Edward Masen, está en una misión secreta: encontrar el hombre que mató a su compañero y llevarlo ante la justicia. Hasta ahora, ha encontrado un vínculo entre el asesino y Bella, y si Edward ha de acercarse a ella para atrapar al asesino, que así sea.


 Adaptación Krizia
CAPITULO 8

Edward aumentó su ritmo a medida que sus pies golpeaban la pista de interior acolchada. Todavía no estaba al cien por cien después de recibir un balazo en una pierna, la noche que Alex había sido asesinado y su cuerpo no le importaba dejarlo saber.

El sudor rodaba por su cuello y empapó en la camisa, su músculo se aferraba a ella como una segunda piel. Pensamientos de Bella llenaban su mente, y le molestó.

Desde su llegada a Houston, él había pensado en todo, pero debería estar pensando solo en atrapar al asesino de Alex.

La culpa pesaba sobre él. El hecho era, desde que había dejado Dallas, se había sentido más ligero, como si un gran peso hubiera sido levantado. En Dallas, él había despertado todos los días a la realidad del asesinato de Alex. Él había comido, bebido y dormido con los recuerdos de esa noche, rebotando en su cabeza como una pelota de ping—pong.

Pero aquí... Aquí se sentía más libre. Un poco más ligero. Cuando estaba con Bella, se olvidaba de Alex, Mick y Bella eran su único vínculo viable a Vulturi. Su cuerpo gritó, y se dio cuenta de él había presionado a un funcionamiento completo. Los músculos de su pierna lesionada temblaban y rodaron. Se obligó a disminuir, y luego se detuvo, con el pecho ardiendo como si acabara de chupar un soplete.

Él puso sus manos sobre sus rodillas y se inclinó, dibujo bocanadas profundas de aire en sus pulmones doloridos. Castigarse a sí mismo no sería de ayuda. Podría hacer que se sintiera un poco mejor, porque en su mente, se lo merecía, pero aun así no cambiaría nada.

Cogió la toalla que había descartado anteriormente y la colgó alrededor del cuello. Con uno de los extremos, se secó la frente sudorosa, mientras caminaba hacia el vestuario.

Después de una ducha rápida, Se puso pantalones vaqueros y una camiseta luego deslizó su teléfono celular en el bolsillo No había llegado aún a la puerta cuando el bolsillo pulso y vibró en la pierna. Él hizo mueca de desagrado y lo sacó de nuevo.

Él lo abrió y lo puso en la oreja.

—Masen.

—Hola, Edward. Soy Bella.

Su voz suave le susurró a través de sus venas, y sus hombros relajados a medida que la tensión se desenroscó y se aflojó.

—Hola—dijo, capturando la irritación en su voz.

—Sólo quería comprobar y ver cómo te sentías.

Edward sintió una punzada de culpabilidad. Se suponía que debía estar en casa enfermo, y en su lugar, estaba trabajando en un gimnasio a simple vista. No del todo inteligente.

Él protegió la boquilla del teléfono mientras salía del club y en el estacionamiento. Él corrió a su coche y subió para que Bella no escuchara el ruido de la ciudad a su alrededor.

—Estoy bien, gracias a tu comida—dijo.

Ella se rió en voz baja, el sonido envío un espasmo de placer a través de su pecho.

—Pensé que me dejarías visitarte un poco más tarde y llevarte algo para cenar.

Hizo una pausa y sacudió la cabeza en la carrera vertiginosa que se sobre la idea de volver a verla. Él estaba actuando como un tonto enamorado.

—A menos que estés descansando—agregó en un apuro. —No quiero molestarte.

—No, para nada—se apresuró a decir. —He estado levantado y caminando toda la tarde.

—Está bien, entonces, voy a ir visitarte las cinco y media, si estás seguro de que no va a ser una molestia.

—Voy a esperar a eso—dijo Edward verdaderamente. Colgó el teléfono y miró su reloj. Mucho tiempo para volver a la casa antes que Bella y los otros llegaran del trabajo.

 ---------------------------------------------

Se estaba convirtiendo en un hábito suyo, de pie en el umbral de Edward, nerviosa por entrar lo cual era ridículo al pensar en eso. Él era sólo un hombre. Bueno, bueno tal vez no cualquier cosa. Pero aun así, no podía hacerlo sin las temblorosas rodillas cada vez que entraba en contacto con él.

Llamó a la puerta y esperó, decidida a tener confianza y compostura. Cuando abrió la puerta, ella puso su mejor sonrisa y le tendió la cazuela a él.

—Chorizo y cazuela de patatas. Garantizado para curar tus dolencias. Es un gran consuelo la comida.

Él sonrió y tomó el recipiente aún caliente de ella.

—Adelante, por favor.

Sus dedos se rozaron mientras ella dejó la cazuela con él, y reconoció la latente atracción entre ellos. Estaba allí, incluso cuando no lo sabían. Si es que esto tenía algún sentido.

Puso el plato hacia abajo en su barra y caminó alrededor de la nevera.

—Acabo de hacer un poco de té frío. ¿Quieres un poco?

Ella asintió y se sentó en un taburete cerca, mirando como él recogió hielo en los vasos. Él sirvió el té y el hielo crujió y se abrió, chocando contra el vidrio mientras se movía alrededor.

Cuando él dejó su copa delante de ella, ella tomó un largo sorbo, saboreando el sabor dulce en su lengua.

— ¿Todo bien?—él preguntó, ella asintiendo con la cabeza en su copa.

—Mmmm delicioso—dijo mientras se pasó la lengua por sus labios para recoger las gotas. Él sonrió. —Es la receta de mi abuela. Té al sol. Cuando yo era niño, ella tenía un galón de la bebida en un puesto en su jardín. Ella lo dejaba fuera todo el día al sol. Siempre juró que no había nada mejor.

—Creo que estoy de acuerdo—dijo Bella mientras saboreaba otro largo trago.

Después de vaciar el vaso, lo puso de nuevo sobre la barra y dejó que su mirada vagara perezosamente sobre Edward.

—Parece que te sientes mucho mejor—observó.

—Sí, mucho. Gracias a ti.

Ella se sonrojó y agachó la cabeza y se rió como si supiera que era cómo ella respondería.

— ¿Vas a volver a trabajar mañana?—preguntó ella, mientras se asomó de nuevo hacia él desde debajo de sus pestañas.

—Cuenta con ello—dijo.

Ella puso su mano sobre la barra y se empujó a sí misma hacia arriba fuera del taburete.

—Entonces te veré por la mañana.

Él resultaba vagamente disgustado, como si él no deseara que ella se fuera. Sus siguientes palabras lo confirmaron.

— ¿Tienes que irte tan pronto?

Ella sonrió.

—Sí, le prometí a Charlie que iría a cenar con él y Jacob. Es la noche de lasaña.

Dio la vuelta alrededor de la barra y se detuvo a escasos centímetros de ella. Estaba tan cerca que el calor de su cuerpo la envolvió. Su olor se dibujó en sus fosas nasales. Limpio. Él olía a jabón y una ducha fresca.

—Uno de estos días, vas a dejar de correr cada vez que nos acercamos—el murmuró. —Eres más difícil de atrapar y retener que a un cerdo engrasado.

— ¿Cerdo?—Dejó su boca abierta. — ¿Acabas de compararme con un cerdo?

Se echó a reír, con los ojos brillantes cuando él se pasó una mano por el pelo muy corto.

—Maldición, eso no sonó bien. Mi punto es que uno de estos días, yo quiero que te quedes en realidad por más de dos minutos. Tienes el hábito de huir cada vez que nos reunimos. Podría empezar a tomarlo como algo personal si no te detienes.

El calor floreció en sus mejillas, y un zarcillo de placer se envolvió alrededor de su pecho y serpenteó por la espalda.

—Lo tendré en cuenta—ella murmuró.

Parecía estar más cerca de lo que estaba hace unos minutos. Ella se humedeció los labios con nerviosismo y sabía que si no se marchaba, él iba a darle un beso. ¿Ella quería eso de él?

Una parte de ella lo quiso. En gran medida. Pero otra parte de su ser amaba la anticipación. El sutil juego del gato y al ratón que jugaron. La atracción entre ellos estaba en construcción, y ella sabía que era sólo cuestión de tiempo antes de que las cosas se desataran entre ellos.

Él rondaba aún más. Cerró los ojos y se inclinó hacia adelante, pero en vez de besar sus labios, ahuecó la parte de atrás de su cuello con la mano y apretó la boca en la frente.

Sus ojos se abrieron cuando él se apartó. Ella casi sonrió. Así que... él le estaba dando una dosis de su propia medicina, ¿verdad? Llegó de puntillas y le rozó los labios brevemente a través de él, ciertamente no lo suficiente para constituir un beso en toda regla.

Luego sonrió mientras sus ojos provocaron y sus pupilas se dilataron. Ella se acomodó sobre sus talones y desfiló hacia la puerta. Cuando ella llegó, se dio la vuelta y lo miró.


—Supongo que te veré mañana, entonces.

5 comentarios:

Bell.mary dijo...

Muy buen capitulo estos dos cada día snten maatraccion el uno por el otro, yo creo que no tardan mucho en caer rendiditos, y aunque Edward este ahí para investigar la muerte de su amigo sin duda que esta disfrutando de la compañía de Bella, cada día mas interesante.

Gracias ...Besitos

maty dijo...

excelnete capitulo krizia, ya no ayan ni como estra juntos jiji y a la ves se asustan estando juntos... jajja me dio risa que Edward le dijera a Bella que cuando iba a dejar de huir de donde esta él jajajaja... pero asi es el amor los nervios les ganan jajaja

gracias krizia por la adaptacion y gracias coka por publicar :D

Saludos
Maty

Elizabeth Haro dijo...

Hermoso capítulo, lástima que actualices tan espaciado, cómo crece la expectativa de cómo sigue!!! Esperando la siguiente.

Laura dijo...

Estoy de acuerdo con Edward cuando será que ellos puedan estar mas de 2 minutos juntos!, porque no hay duda que hay una gran atracción entre ellos, muy bueno el capitulo gracias!!

Anónimo dijo...

Maria del Mar desde España.bss