Seguidores

viernes, 13 de marzo de 2015

Recuperando la Eternidad- Capitulo 1



Los Volturi pondrán en predicamentos a la familia Black Cullen. ¿Qué tendrá que
hacer Jake para proteger lo que más ama ahora que es humano? Secuela de Contigo en el
alba.

Disclaimer: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer, 

MALDITA MEYER !! PORQUE HACE HOMBRES TAN IRRESISTIBLES!!!

NUESTROS HIJOS

original de Kokoro Black


Nessie POV



-Sarabelle, hazme el favor de venir aquí.

Mi niña venia con el ceño fruncido y en cuanto me vio a los ojos, sonrió inocentemente. 

Aun estaba asombrada de su belleza sin igual. Su piel morena clara, cabello broncíneo, ojos marrones y facciones perfectas, pero sobre todo... la misma sonrisa que su padre. No tenía más que dos escasos meses de nacida y ya hacia las travesuras más endemoniadas que alguien podía imaginar. Claro que parte de eso era culpa del tío Emmett, siempre había sidouna mala influencia.

-¿Qué te he dicho de no hacerle travesuras a Tay?

Volteé y mire a Tay empapado de arriba a abajo, con los brazos cruzados y con la aparecía de un chico de 9 años. Su crecimiento había sido perturbadoramente rápido.

Jacob y yo nos removíamos incómodos cada vez que nos despertábamos y mirábamos a nuestros hijos con una apariencia mayor. A veces tenia pesadillas en donde Sarabelle era una anciana y Taylor estaba en la tumba...

Era perturbador no tener precedentes de otros como ellos. Eran los primeros en su especie.

Aunque aún no sabíamos exactamente a qué maldita especie pertenecían. Por el momento solo parecían híbridos... algo así como yo... exceptuando por el hecho de que ellos parecían crecer dos veces más rápido.

Sarabelle le sacó la lengua a Tay en tono burlón.

-¿Ves mamá? Te lo dije... esa hija tuya está loca.- dijo Tay mientras le daba un coscorrón y Sarabelle gritaba.

-Esa hija mía... es tu hermana. Así que aprende a controlarte.- Reprendí a Tay para después voltear con mi pequeña demonio.- Y en cuanto a usted señorita...más le vale que deje a su hermano en paz. Si no quiere que le diga a su padre...

-No le hace. Papá es débil, no me puede hacer nada.

-¡Sarabelle Black!

Agradecí infinitamente que Jacob no estuviera en casa. Si hubiera escuchado eso hubiera mandado su orgullo por los suelos.

Estábamos teniendo muchos problemas con ese tema. Desde que Jacob había renunciado a su espíritu lobo, habíamos tenido constantes peleas porque se consideraba un ser sin autoridad, débil e inservible. Yo aún no era humana... con el embarazo de Sarahbelle había tenido que recurrir a la dieta de sangre, necesitaba estar fuerte para mi súper niña. Así que apenas llevaba un mes en dieta estrictamente humana, luchando contra la sed en un segundo intento de estar proceso de "humanización".

-Lo siento mami - se disculpó.

Suspiré sonriente y acaricié su rostro. Tenía tanto miedo de cerrar los ojos y perderme algún detalle de su crecimiento. Taylor... parecía más humano que otra cosa. Tomaba sangre por la sed que demandaba de vez en cuando su garganta, pero no era muy veloz, y no parecía ser tan fuerte. Al parecer... su lado humano había predominado en él.

Con Sarabelle era todo lo contrario... era veloz, era fuerte y su sed era demasiado perturbadora. Tenía que llevarla de caza cada semana y a veces cada tres días.

Nunca sabía que podía esperar de ellos.

-Bueno niños. Es hora de que vayan a lavarse las manos y alisten sus pijamas. La cena se sirve en una hora, Sarabelle hizo una mueca en la cara y Taylor sonrió ampliamente. Era notorio el disgusto y el gusto de la comida humana en cada uno de mis hijos.

-¿Tengo que cenar eso? - preguntó Sarabelle con un puchero.

-Sabes la respuesta a esa pregunta. No sabemos si necesitas de sus propiedades alimenticias

o no, así que serán peras o serán manzanas pero tú comes porque comesVolvió
a resoplar y salió corriendo a su habitación murmurando un "comida basura"
-Te puedo escuchar señorita. Tu mamá tiene odio de antena parabólica- grité e
inmediatamente escuche un "oops" por parte de mi hija. No pude evitar sonreír.

Taylor sin renegar nada, se dirigió a su habitación en calma. Su tez blanca en contraste con su cabello y ojos negros hacia que resaltara por toda la habitación.

Suspiré una vez más al verlo desaparecer tras la puerta.

Bueno Nessie... manos a la obra.

Me puse en marcha a terminar la cena. Jacob estaba a unos minutos de llegar y quería que todo fuera perfecto. Él se esforzaba mucho en el taller que había abierto en su antiguo hogar.

La mecánica era algo casi natural en él, tan natural como nuestra relación, tan natural como cuando hacíamos el amor...

Me sonrojé un poco al pensar en la noche anterior. Había sido magnifico la forma en que me había poseído y me había echo gritar.

Sacudí la cabeza tratando de borrar las imágenes que no me dejarían poner la mesa.

-Piensas en mi, ¿cierto?

Sentí sus brazos enrollándose en mi cintura y después a sus labios dando suaves besos en mi cuello.

-¿Qué te hace pensar eso? -pregunté haciéndome la inocente.

-Que tu respiración esta agitada y tu piel esta sonrojada. Por lo regular eso te pasa cada vez que te hago el amor.

¿Tan fácil era distinguir que pensaba en nuestra noche juntos?

Escuché a Jacob sonreír y me volteó para mirarme a los ojos mientras nuestros pechos estaban fundidos.

-Descubierta -susurré sonrojada y bajando el rostro.-No te apenes... me gusta ver que por lo menos aun disfrutas a mi lado. Con eso de que ya no tengo fuerzas...

No de nuevo...

-Jake... no empieces con eso. Tú sabes perfectamente que humano o no, eres el hombre de mi vida. Y que nadie me hace sentir lo que tú haces.

Por un momento vi sus ojos brillar y medio sonrió.

-Espero que así sea... de verdad solo espero que así sea.

Estaba a punto de volver a intervenir...

-¡Papi! -gritó Sarabelle corriendo hacia nosotros.

Jake me soltó y le extendió los brazos a nuestra hija pequeña. En cuanto completaron su abrazo, mi corazón se enterneció. Ella se parecía tanto a él... parecían una unidad.

-Dime, ¿Cómo te portaste hoy? -preguntó Jacob y nuestra pequeña sonrió.

-Muy bien.

-Si, como no -contesto Tay desde atrás de su hermana. Jacob dejó a Sarabelle enrollada con uno de sus musculosos brazos y le extendió el otro a nuestro primogénito.

-Ven aquí -ordenó Jake.

Taylor Black se acercó a su padre y lo abrazó con fuerzas. Jacob no dudaba nunca en abrazarlo y decirle lo mucho que lo amaba. Creo que internamente, mi esposo aun no superaba el hecho de haber perdido un año de su crecimiento.

Me sentí culpable por dentro. Había sido mi culpa... pero, lo importante era que ya estábamos juntos. Lo importante era saber que éramos una familia y ya nada nos separaría...

O eso quería creer.

-Bien. Cenemos familia.- musité acongojada.

Compartimos una pacífica y divertida cena. Taylor le dio a su padre la queja de las nuevas bromas de su hermanita y Jake se carcajeó en la acción. No cabía duda que eran una bola de niños gritándose de cosas entre los tres. No pude evitar sonreír y sentirme plena y dichosa.

Mi esposo y mis hijos eran lo más importante en mi mundo.

Eran mi familia... lo eran todo.Una vez lavamos los tratos sucios, mandé a los niños a dormir y Jacob fue arroparlos.

¡GRACIAS A DIOS LOS DOS DORMIAN POR LAS NOCHES! Así por lo menos Jacob y yo teníamos nuestro momento de... privacidad. Me paré atrás de mi esposo y por el hombro vi como nuestra hija hacia pucheros.

-No me quiero dormir todavía -se quejó Sarabelle.

-Mira que Taylor se fue a acostar sin respingar... deberías de seguir su ejemplo. Además mamá y papá necesitan... - le di un codazo a mi esposo antes de que dijera algo indebido. -platicar... -terminó sobándose las costillas.

-Eso no es cierto. De seguro jugaran a las luchitas como ayer y no digas que no, porque bien escuché gritar a mamá y los ruidos de la cama.

Abrí mis ojos como platos y mi boca tocó el suelo, mientras que Jacob soltaba una sonora carcajada.

¡Rayos! ¡Sabia que mis gritos no iban a pasar desapercibidos! ¡Tenía que ser más cuidadosa con eso!

-Lo que hagamos o no, no es de su incumbencia señorita. A dormir.- intervine al ver que Jacob no hacía más que reír.

Esa niña me sacara canas verdes un día de estos...

-No es justo... ustedes se divierten mientras que nosotros dormimos.

- Y si que nos divertimos...

-¡Jacob! - lo taladré con la mirada. Él no hizo más que encogerse de hombros. -Buenas noches Sary Belly- le di un besito en la frente y Jacob también la besó.

Salimos de la habitación cerrando la puerta y nos quedamos un momento ahí, tratando de escuchar si seguía en cama. Al parecer no se había levantado. Nos tomamos de la mano y nos dirigimos a nuestra recamara.

-Debemos ser más cuidadosos a la hora de... bueno, tu sabes...- pronuncié sonrojada como un tomate. Era perturbador que nuestros hijos se percataran que sus padres eran un par de conejos.

Jacob se volvió a carcajear y tomó mi rostro entre sus tibias manos. Podría ser cierto que él ahora era humano, pero su temperatura siempre era cálida... o por lo menos así siempre lo he sentido yo.

-Nessie... sabes que no podremos controlar eso. Solo necesito hacer esto...- llevó su mano ami pecho y pellizco un poco mi pezón por encima de la blusa. Solté un gemido ansioso. Él sonrió más fuerte. -para que te desmorones.

Mordí mis labios y lo empujé. No era justo... él me tenía a su merced. Una sola de sus caricias o una sola mirada de deseo y estaba rendida y dispuesta para su cuerpo.

-Tal vez... pero hay que hacer un esfuerzo. Taylor es discreto, pero imagínate que Sarabelle se le ocurra decir algo como lo de hoy frente al tío Em, O peor aun... ¡delante de papá!

-¡Bah! Ni que Edward no supiera que eres mía cada noche. Por algo estamos casados y tenemos dos hijos.

-Pues sí, pero sabes que aun así es celoso y me cuida mucho.

Su semblante decayó y no pude evitar preguntarme el porqué. Busqué sus ojos y supo que deseaba saber que le pasaba. Suspiró en un gesto de desesperación.

-Siente la necesidad de cuidarte, ya que yo... un vil e insignificante humano no puede hacer nada para protegerte.

-Jacob... no de nuevo. ¡Por Dios! Ya deja ese tema por la paz. No hay nada de que protegerme. Aquí no pasa nada, ni pasara... tu único deber... -me acerque a él y lo abracé. -es amarme y seguir siendo el magnífico padre que eres.

Me estrechó con fuerza y sentí su aliento en mi nuca. Me colocó un beso suave y dulce antes de que se alejara.

Mis ojos se llenaron de lágrimas.

¿Por qué no entendía que era tan feliz a su lado?

¿Por qué era tan difícil hacerle ver que no necesitaba nada más de él?

No quería que discutiéramos, así que me limpie las lágrimas que amenazaban con mojar mi rostro y me dirigí a nuestro baño. Abrí el grifo y dejé que la bañera se llenara. Eché algunas sales de baño, me desvestí, prendí una vela y apagué la luz.

Me metí a la tina y rogué por que Jacob callera. No había sido capaz de resistirse a una ducha a mi lado...

Pasaron los minutos y nada. Quizás Jacob se había ido a la cama. Desanimada metí la cabeza al agua y quise gritar cuando sentí el agua empujándome y dos cálidas manos atraerme a un duro torso. Saqué la cabeza a la superficie y sonreí.

Sabía que no se resistiría...-Lo siento... Solo quiero que me entiendas... la vez que Sarabelle se perdió y que todos corrieron a buscarla... yo no pude hacer nada.

La imagen de ese día hacia un mes llegó a mi mente.

Sarabelle estaba jugando en el bosque con Jake y en cuestión de minutos...ya no estaba. Le pedimos ayuda a la manada de Sam y nos ayudaron a buscar, mientras que Taylor y yo corríamos por el bosque y la carretera desesperados por su paradero. Media hora después ella había llegado sola y sonriente susurrando un "¿Te asuste papito?". Desde ese día la actitud de Jacob respecto a su humanidad había cambiado mucho...

-Jake... sabes que eso no fue tu culpa.

-Si lo fue. Yo estaba ahí. Yo estaba con ella y ni siquiera me di cuenta cuando corrió y se desapareció. Si fuese como antes en segundos la hubiera olido, entrado en fase y la hubiera seguido.

-Jake...

-Está bien. Ya no quiero hablar de eso. Ven acá- musitó levantando mi rostro con sus dedos y guiando mi boca hasta la suya.

Solo bastó del roce de nuestras bocas y una leve mordida en mi labio inferior para que todo se encendiera en mí. Pasé mi pierna por su cuerpo y me coloqué a horcajadas sobre él. Su erección acariciaba mi vientre.

No pude evitar sonreír por lo rápido que podía alistarse para la batalla.

-Te amo Nessie... tengo tanto miedo de que te pase algo y no poder hacer nada para evitarlo.

-Yo también te amo tontito. Y mientras este a tu lado... mi vida siempre ira de maravilla. Ya verás que cuando seamos unos viejitos cascarrabias nos reiremos de tus absurdos temores.

Jake se carcajeó y apretó mis nalgas. Mi espalda se arqueó y mi boca soltó un suspiro.

-Interesante. Cuando seamos unos viejitos seremos famosos - musitó para llevar su lengua a mi pezón derecho.

Sentí que mis ojos se salían de sus cuencas cuando lo mordió delicadamente y enseguida empezó a lamer desesperado. Su lengua era áspera y ardiente, y raspaba al constante contacto. Adoraba la sensación. Traté de ordenar mis ideas mientras mis dedos se enredaban en su cabello.

-¿Por qué lo dices? - logré articular. Me felicité a mi misma por poder decir una oración coherente mientras me daba placer.Una de sus manos se interpuso entre nuestros cuerpos para irse a mi centro y acariciar mi botón mientras su lengua se pasaba al siguiente pezón.

Enredé mis dedos más fuerte en sus cabellos y mordí mis labios en un intento de no gritar.

-Por que... - musitó entre lamidas, sin separar sus labios más de dos centímetros de mi piel.

-Seremos- volvió a lamer -unos... viejitos muy conejos- y siguió lamiendo mientras que su mano actuaba mas ruda contra mi feminidad.

No sabía si era por la poca iluminación, por el vapor, o por sus caricias, pero vi todo nublado y casi creí estar en un sueño.

Mi esposo lo era todo.

Era mi ancla en la vida, era mi fuerza y mis ganas de seguir adelante.

Él y mis hijos lo eran todo.

-Cierto -respondí con un gruñido de mi garganta. Empecé a apretarme contra su cuerpo ansiosa de sentir más contacto. Moría porque "el guerrero" entrara en la batalla... pero ya.

-Jake...

-Lo sé... -respondió metiendo uno de sus dedos al centro de mi excitación. -Y prometo que te lo daré... solo déjate acariciar.

Jamás había estado con otro hombre, pero aun así yo podría asegurar y hasta firmar con sangre... que no había mejor amante que Jacob Black...

Simplemente no lo había.

Metió otro dedo y mis piernas se enredaron en su cadera... su excitación estaba tan cerca de mi entrada, solo necesitaba quitar sus habilidosos dedos y dejarme caer...
-Ni se te ocurra... -rugió con la mandíbula tiesa.

Volteé a verlo sorprendida. Él me sonrió sensualmente, se encogió un poco de hombros y empujó los dedos más profundo.

"Perdí el control de mi poder otra vez verdad" -pensé.

Él se limito a soltar una carcajada ronca. Eso significaba que sí."¿Así que te gusta escuchar lo que pienso?"

-Si -contesto casi gruñendo."Bien... Jacob. Dios. Eres magnifico. Jacob. Me excitas. Oh, Jacob. Me enloqueces. Por todos los cielos... esa lengua... ¡AHHHH! Jacob. Jacob. Jacob..."

Soltó un gruñido desde lo más profundo de su garganta y sacó los dedos. Alargó la mano y alcanzó los preservativos. Siempre los usábamos... no queríamos arriesgarnos a tener otro hijo, con Taylor y sobre todo con Sarabelle teníamos más que suficientes. En menos de un parpadeo lo tenía ya puesto y lo guié a mi entrada.

-Di mi nombre -musitó mientras me enterraba sobre su piel ardiente.
"Jacob"

-No. No lo pienses. Dilo. Quiero oírlo... fuerte y claro.

Mordí mi labio mientras trazaba círculos frenéticos sobre su dureza. "Jacob"

-DILO -ordenó rugiendo mientras empujaba sus caderas hacia arriba y sus manos restregaban mis caderas a su extensión.

Gemí soltando el aire de golpee y cabalgue con más fuerza. "JACOB. JACOB"

-Maldita sea Nessie... ¡DILO!

El placer era infinito. Así como nuestro amor y sus caricias. Ese hombre era mío... mis gemidos eran suyos... mi cuerpo era de su propiedad. Nos pertenecíamos mutuamente... la comprensión de eso me llevo al límite.
-¡JACOB! ¡JACOB! ¡JACOB! ¡DIOS SANTO... JACOB!- grité mientras me convulsionaba sobre su cuerpo y él seguía restregándome y penetrándome. Algunos minutos después cuando por fin desaparecieron los espasmos y calambres deje caer mi cabeza sobre su hombro. -Te amo...

-susurré feliz y extasiada. Sentí sus brazos apretándome con fuerza.

-Yo también pequeña... y agárrate que yo aun no he acabado.

Sonreí contra su piel morena y le coloque suaves besos antes de acercarme a su boca y regalarle un pedazo de mi alma...

Quizás Jacob era humano... pero era mi humano.

Era total y completamente mío...

Así como su amor y el amor de nuestros hijos.

-Adelante conejito... sigue con lo tuyo...
-----------------------------------------0----------------------
Hola... estoy nerviosa con este primer capi^^. Como algunos supieron, fui víctima de plagio... ¡que raro! Ahahahaha. Pero gracias al apoyo de cada uno de ustedes la chica se disculpo y cerró su blog. Muchas gracias^^

¿Que les pareció la relación de Jake y Nessie con sus hijos? ¿La impotencia de Jake?

Los amo y sus comentarios son importantes^^ ¿Aullidos para esta lobita Alpha?
Koko

3 comentarios:

Nancy Quintero dijo...

Koko!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Me sorprendiste!!!!!!!!!!!!!!!!! Muchísimas gracias por este capitulo!!! Me pusiste de buenas, esta increíble!!!

Entiendo a mi Jacob, que desesperación ha de sentir al ser humano y todos los demas con esa super fuerza y super velocidad... Su naturalidad es defender a los suyos y proteger lo que ama, asi que si debe ser muy dificil!!!!!!

Obviamente deceo fervientemente que el vuelva a ser un lobo, me encanta... existirá una forma?? que emocionnnnn!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deseo ser Nessy,,,, dios que hombre!!! Me encanta Taylor jjajajaja ya me imagino a la traviesa de Sarabella debe ser la favorita de Emmet y Alice jajajajjaajjajaja!!!!!!!!!

Me tienes super intrigada.... ahiiiiiiiiiiiiiii en que momento entran los Vulturi???? que diablos quieren ahora??? Nahuel y Leah siguen juntos?? esa es otra pareja que me fascino, ella y el amándose, me encanta la idea!! Odiaba que sufrieran por amor°!!

Mil gracias Kokoro!!! siguo a la espera del siguiente!!! excelente capitulo,!!! no darse un buen baño de agua fria jajajajaj

Un fuerte abrazo nena!!!

Nancy Q

noelia paredes dijo...

Es increible dios necesito una ducha fria de solo imaginarlo a jake desnudo jaja esta para comerselo aunq me quedo con rob jaja bueno te felicito por este capitulo esta excelente eres muy talentosa me muero de amor por esos dos niños sarabell es muy graciosa bue.. cmo te dije antes te deseo lo mejor bss y abrazos

Bell.mary dijo...

Hola Kokorro que alegría tan grande ver que hay una secuela de Contigo en el Alba, gracias por compartirla y darnos la oportunidad de gozar con esta hermosa historia, me encanta esta parejita así que es un gusto enorme poder leer algo mas de ellos.

Me encantaron Taylor y Sarabelle son unos chicos muy especiales y como no con tremendos padres, se ve que Sarabelle es muy tremenda y me imagino que tendrá a sus padres siempre en apuros jajajaja

Jacob un excelente padre y como siempre amando con todo su corazón a Nessi se nota que ese amor es mas grande cada día.
Solo hay algo que parece causar problemas entre ellos y es que Jacke se siente poca cosa por haber dejado su transformación se siente inutil, y es lógico si vive cerca de la manada y la familia Cullen todos con gran fuerza y otras cualidades, ojala y esto no cause distanciamiento entre ellos.

Bueno se avecina unos capítulos muy entretenidos con esta gran historia así que Mil Gracias por compartirla.
Besos